Lluvia, cabinas rojas y chocolatinas

Los británicos tienen fama de comer mal. Del todo no es un mito. Sólo hay que prestar atención a alguno de los ejemplos que nos brindan. El ilustrador inglés David Meldrum pintó durante un año todo lo que comió, resultado: dibujos llenos de comida preparada, cerveza y chocolatinas. O un señor trajeado que a las 12 del mediodía se compra el periódico, duda un momento delante del estand, y a final coge, una chocolatina.

Y eso es porqué se las encuentran en todas partes. Las chocolatinas (también la cerveza) las ponen en cualquier rincón de un supermercado, una librería, un quiosco o una iglesia. Las toman a cualquier hora, sin más ganas que de algo dulce.

Son relativamente económicas, nunca superan una libra (1.11 euros). El chocolate vino de América y se instaló entre las clases burguesas. Ahora es dulce y notablemente barato.

Te sorprenden en todas partes cuando vas comprar. Es una pieza que nunca falta en los hogares ingleses. El supermercado TESCO en Oban, una pequeña ciudad costera del Oeste de Escocia, hasta en 4 sitios distintos encuentras un producto KitKat, sin contar en caja.  Incluso están al lado de los inmortales sándwiches británicos con pan de molde triangular. Aquellos que se comen en Hyde Park, llueva o no, y de postre chocolatina.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s